jueves, 22 de octubre de 2015

Nueva aventura

Bueno, me ha durado poco lo de no tener blog. He abierto uno con absolutamente otro tono y otro estilo, no se centrará en nada más el tener un bebé sino que quiero aprovecharlo para hablar de muchas cosas, pero con sentido del humor.

Os podéis pasar a ver si os llama la atención, y es así, pues nos vemos por allá. Es este:


lamoderquetepario.blogspot.com


Un abrazo fuerte.

A.L.

martes, 20 de octubre de 2015

Semana 38: el adiós...

Aunque no salgo de cuentas hasta dentro de dos semanas, en todos los manuales explican que se considera que el bebé en la semana 38 ya está "a término". Siendo así, MiniPeque puede salir en cualquier momento y, siendo así, me despido del blog.

Sigo el ejemplo y pienso en que por ahora el blog ha cumplido su ciclo. Si alguna vez reinicio tratamientos de reproducción asistida, a lo mejor regrese. Por ahora me quiero concentrar en recibir al peque y en dejar en pause esta etapa de pinchazos, miedos, alegrías, tratamientos para la FIV/ICSI con DGP. Estoy feliz de haber conseguido que Minipeque esté con nosotros, ha sido un caminito con mucho recoveco.

Si me entra el mono y abro otro blog, os aviso.

Y en twitter sí que sigo.

Besos y abrazos

A.L.

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Semana 32: pinchazos, urgencias y tiro porque me toca

La semana pasada fue movidita.

Tras ir el lunes a que me vacunaran, llegó el martes. Fui a hacerme la Curva Larga de Tolerancia a la Glucosa. Como ya sabía a qué iba no fue terrible, aunque aún tenía algo de tos de la gripe así que tuve algún momento de "peligro que poto". Nada que unas cuantas respiraciones profundas no solucionaran. La enfermera fue un poco brutota y acabé llorando con el último pinchazo. La tía me miraba como si fuera rarísima o tuviera muy poco aguante, y a mí me faltó poco para decirle: tengo a MiniPeque gracias a una FIV, así que puedes asumir que NO tengo problemas con las agujas. No dije nada, porque yo soy muy gallito en mi cerebro pero poco de la boca para afuera. Tan bestia fue la tía que aún hoy, una semana después, tengo restos del moratón que me dejó en el brazo.

Martes por la tarde me llama Mr Rood para decirme que no se encontraba muy bien y que se iba a Urgencias. Resumiendo: se pasó 5 horas para que le atendieran y volver a casa, y al final lo derivaron al especialista que lo verá a principios de la próxima semana. Llegó agotado y ya era tarde. Nos fuimos a dormir. Martes por la noche (tras pasar el día sin moverse mucho) MiniPeque se revolucionó de tal manera que no pude dormir. No era tanto el exceso de movimiento sino que notaba la barriga muy dura por momentos y me dolía en tres o cuatro sitios, alguno de ellos de punzonazo de casi quedarme sin aire.

Decidí esperar a que fuera temprano por la mañana para hablarlo con Mr Rood, no era plan hacerle levantarse dos horas después de haber llegado él de la clínica. Al final decidimos que observaba cómo seguía el asunto durante la mañana y si eso íbamos a Urgencias por la tarde.

Miércoles por la tarde fuimos a Urgencias. Me tuvieron media hora en monitores, media hora que MiniPeque aprovechó para despertar (llevaba toda la tarde quieto) y darle patadas a los aparatos que te ponen en la barriga. Como yo le explico todo, le dije qué era eso y que mejor pateara en otro lado, pero no hice más que acelerarlo más y que diera patadas aún más fuertes. Fue gracioso, en todo caso. Al final descartaron infección de orina y contracciones, me midieron el cuello del útero y la médico consideró que estaba todo bien. La gine asume que fueron contracciones de Braxton Hicks y los dolores... pues que tengo un niño muy salvajote que me hace daño cuando se pone así de activo.

Ah, finalmente encargamos el carrito del bebé. Hemos pillado un CityMini de BabyJogger con capazco y maxicosi y toda la mandanga. La verdad da un poco de vértigo... empieza a ser real el momento de "en dos meses tendrás un niño en casa". También nos han dejado ropa y este fin de semana nos dejan más, así que las compras que hagan falta vendrán en un par de semanas, cuando vea claramente qué tenemos y qué nos hace falta. Creo que mi guía será lo que me piden de la clínica que lleve para el parto junto con una lista que he hecho con ayuda de vari@s amig@s con niños. Aún no nos hemos puesto con la habitación del peque, creo que será a finales de este mes... tampoco me preocupa porque no haremos nada demasiado espectacular: pintar, colgar un par de cuadros, la cuna/cambiador y poco más.

Aparte de eso las 32 semanas me pillan muy cansada, con dolor en la boca del estómago (es un escozor que aún no identifico como acidez/reflujo o algo externo en la piel). Voy un poco estreñida, tengo estrías y no duermo casi... pero nada me quita la sonrisa de la cara. MiniPeque se supone que mide como 40 y pico cm, pesa casi dos kilos. Lo veremos en detalle la próxima semana, que tengo ecografía, monitores y hora con la gine.

Sí, sí, a ratos puede ser "molesto" pero tengo clarísimo que tengo mucha suerte y cada día doy gracias porque MiniPeque esté aquí. Las 32 semanas, además, marcan el haber pasado el peligro de parto muy prematuro, no significa que sea buena idea que nazca ya, pero yo misma nací con 7 meses apenas cumplidos y aquí estoy dando guerra tantos años después. Así que aguanto el hacer pipí cada hora, el que me duela algo, el tener a veces dificultades para respirar y lo que haga falta. Me siento muy pero muy dichosa. Todo lo demás son minucias.










lunes, 31 de agosto de 2015

Semana 31, fiesta, gripe, vacunas y curso preparto

Hace días que no actualizo, pero es que además del viaje, me ha entrado una modorra y un cansancio bastante importantes en las últimas semanas. Fue entrar en el 3er trimestres y sentirme especialmente agotada. La semana trasanterior fue el cierre de la visita a Papisland con una gripe de campeonato, la pasada fue el jetlag y esta que empieza creo que estoy volviendo a la normalidad.

La fiesta de MiniPeque fue bonita y divertida, aunque para mi familia fue estresante hacer de anfitriones... ¡es que éramos casi 100 adultos y 20 niños! Aparte de lo bonito del encuentro, de la cantidad de abrazos y buen rollo que nos dejaron, entre todos los invitados nos dieron una buena cantidad de dinero que servirá para las cosas grandes: carrito, minicuna, silla del coche y a lo mejor hasta la cuna sale de ahí. O sea que muy bien por todas partes.



La gripe... tremenda. Lo peor fue regresar (10 horas en avión y luego 2 horas más) con el trancazo del copón y sin poder dormir. Estuve a punto de cambiar la fecha de regreso pero ya me la estaba jugando al viajar rozando la semana 30, además de que tenía tantas ganas de volver a casa que mira, hice de tripas corazón. Lo que me juré es que, si llego a tener un/a segundo/a niño/a, no haré ese viaje  tan avanzado el embarazo, ni de broma. Fue agotador.

Tuve cita con la ginecóloga, me dijo "nos hemos pasado 500 gramos" con su sonrisa tan dulce que da miedo. Pero no acabo de verlo, subí 1,5 kg que se supone que está bien, pero ella me apreta para que suba sólo 1 kg. El resultado de la analítica de hace unas semana salió bien a excepción de la glucosa... maldita glucosa. Al igual que hace unos meses, salió alterada por poquísimo pero me toca hacer la curva larga. Iré mañana por la mañana para salir de eso de una vez. Ah, en esta cita también me explicó que desde hace unos meses se manda la vacuna contra la tosferina a las mujeres embarazadas sobre las semanas 30-34 para proteger al bebé.

Entonces hoy fui al CAP a pedir información de cómo hacerlo, porque no me la ponían en la clínica. Y no hubo problema ninguno: fui por la mañana y me dieron hora para la tarde. La enfermera me la puso y listo. Pica un poco, la verdad, pero alguna ventaja tenía que tener hacerse una FIV... ¡vas curada de espanto con las agujas! Unas horas después me duele el brazo un poco, el músculo donde me inyectaron principalmente, pero me dijeron que es una molestia normal y que puede durar hasta una semana.

Hoy empecé el curso de preparación al parto. Pinta fatal, la verdad, jajajaja. Es que la matrona es simpática pero se pasó 1hr (de las 2) contando batallitas tan concretas que no pasaban de ser anécdotas más o menos interesantes. Cuando le hacían una pregunta, ella respondía preguntando quién era el médico de la mujer que preguntaba... y luego se pasaba hablando 3 minutos del estilo de ese médico en concreto. ¡Y a mí qué me importa el carácter del Dr Fulano o de la Dra Sutana? Cuando realmente se puso a explicar conceptos hizo algo que yo personalmente detesto: leer las páginas de la presentación de powerpoint que tenía. Digo yo que para leer ya podrían enviar la info por email y me lo miro por mi cuenta. Para colmo ni siquiera tiene pinta de que vaya a hacer contactos con otras chicas, porque el curso se empieza en cualquier sesión, la gente entonces va rotando, y es una auditorio en el que le vemos la cara a la matrona, pero entre nosotras más bien no.

En fin, un rollo.

Para acabar el post de hoy, yo a mis 31 semanas doy fe de que el embarazo pasa volando, no me puedo creer que en un par de meses vaya a tener a mi niño conmigo. Me parece muy fuerte y muy raro todo, es una aventura que empezó hace unos años y que ha costado tanto que es como una película. Le siento en la barriga y a veces me llego a emocionar. MiniPeque es un revoltosillo, y a mí me encanta. Se mueve bastante, aunque ya he notado ciertas pautas de sueño o descanso. Su hora favorita para moverse mucho sigue siendo la madrugada, algunas veces incluso me impide dormir, pero no me quejo... tiene fuerza y es divertido. Mr Rood y yo alucinamos porque responde a diversos estímulos: un día nos pasamos media hora jugando, Mr Rood le daba dos golpecitos suaves y MiniPeque respondía con dos patadas. Sigue siendo un gran fan de su padre, cada vez que pone la mano en la barriga o le habla se arma una fiesta en mi panza, y yo... yo me muero del amor.





sábado, 1 de agosto de 2015

Semana 26 casi 27: ¡soy una marciana harta!

Soy de Barcelona pero mis padres viven en Papisland. Papisland queda del otro lado del Atlántico, a unas 12 horas de viaje. Vengo a verles una vez al año o, en su defecto, vienen ellos a visitarme. Hermana vive en Papisland por ahora, aunque ha vivido en diversos países, más o menos cerca de mí.  Esta es mi situación de vida desde hace 11 años y la tengo muy asumida, pero... PERO.

Será el embarazo, pero me parece que he perdido el sentido del humor en muchos aspectos. No me hace ninguna gracia que hagan bromas sobre dejarse al niño cuando nazca 6 meses por año. No me hace ninguna gracia que hagan bromas sobre "chantajear" al niño o enseñarle a hacer berrinche para que le deje en Papisland largas temporadas. No me hace ninguna gracia que mi madre me censure cuando le llamo -cariñosamente- "bichillo" al bebé. Oye, que tampoco le estoy llamando nada que sea tremendo. No me hace gracia que bromeen sobre mi maternidad, sobre cómo seré o cómo será el niño. No. Lo siento pero la broma una vez pasa, la segunda vez incomoda y la vez número 80 ya empieza a darme por saco.

Y luego está lo que llamo "la maravillosa y asombrosa desaparición de la madre". Estoy encantada de que se preocupen por el bebé y que les haga tanta ilusión, pero da rabia que de repente a nadie le interesa cómo estás, qué necesitas o qué sientes. Lo importante no eres tú. No pasa nada, pero la cosa se vuelve ridícula cuando mi madre dice cosas como: "estoy preparando carne estofada para MiniPeque", yo le digo que será para la mamá, y ella responde, como si fuera lo más normal: "No, es para MiniPeque". Mi madre le llama "mi bebé" y le encanta decir cosas del palo "no te estreses que lastimas a MI bebé". Mi padre no se mete con cuando entramos o salimos sus hijas desde hace como 20 años, pero de repente me ve que voy a salir y siempre tiene coletillas del palo: "Cuida a Minipeque", "No me agotes a mi nieto", etc etc. De nuevo, una vez pasa, dos molesta, a partir de la tercera me dan ganas de mandarles a todos al carallo.

A esto le sumamos que me siento marciana. Pero de verdad absolutamente fuera de lugar. Durante estos años me ha pasado alguna vez de sentirme incómoda, pero nunca de manera tan violenta e inmediata. Cada día me despierto con ganas de estar en MI casa. Acá las reglas no son las mías, mis padres y hermana han creado -como es natural- un conjunto del que soy un satélite. Ellos se han hecho al estilo de Papisland y de repente les parece raro mi carácter, les parece que discuto por todo, que soy demasiado confrontativa, que no sé aceptar bromas. He visto tantas caras de desaprobación de lo que digo que se me hace duro abrir la boca. No puedo opinar sin sentirme censurada. He descubierto -mi madre y su candidez, me envió a mirarle una cosa en el chat con mi hermana- que Hermana le suelta perlas sobre mí a mi madre. Todos lo hacemos, todos hablamos del otro hermano, pero es duro verlo en directo. Como si no fuera suficiente, Hermana se dedica a decirme cosas "lindas" como que tengo un carácter de mierda, que siempre estoy a la defensiva, que soy pasivo agresiva. Es lo que recibo cuando vengo, pero esta vez como que yo debo estar más sensible o más reactiva, porque parece que es lo único que tiene para decirme. Es duro no pertenecer de repente al grupo nuclear familiar, es duro sentir que cada vez tenemos menos en común.

Supongo que no ayuda que me he pasado 10 días sola cuando desde principios del embarazo no me he despegado de Mr Rood más que unas cuantas horas. Dichosamente viene esta noche, porque aquí la Menda se va a volver loca...

Mientras tanto MiniPeque crece, eso me hace feliz, y bailotea en mi barriga, eso también me hace feliz. Alguna noche incluso no me deja dormir, pero estoy tan agradecida de tenerle que me da igual si duermo o no.

Soy una marciana harta. Hartísima, y me queda aún UN MES. Mr Rood ven pronto, MiniPeque sigue bailoteando, que ahora mismo es lo único que me pone una sonrisa en la cara.

ps. es la última vez que vengo tantos días, a partir de ahora vendré dos semanas cada vez y punto pelota, creo que es lo más sano.



viernes, 24 de julio de 2015

DIY: Pantalón premamá a semana 25

Oye, que me dio por ponerme manitas. Me explico: soy de muslos gordetes, así que me compré un vaquero liviano en H&M y en menos de dos meses se fue al carajo por el roce de las piernas. Miré varios pero ninguno me gustaba de estilo. Así que celebrando las 25 semanas de MiniPeque y sin mucho que reportar más que la barriguilla crecida, me puse a observar la lógica de los pantalones premamá y decidí intentar hacerme uno con cosas que tenía por casa.

Aquí os cuento lo que hice:

MATERIAL










1 vaquero que no uses o que te dé igual cortar. En mi caso era uno más grande de mi talla usual, de cuando dejé de fumar y tuve una hernia de disco, que subí muchos kilos. Mis pantalones de talla usual no me quedan de culo, así que estaban descartados.

1 pantalón de deporte ojalá dado de sí, de esos que guardas porque es cómodo pero que ya está para tirar.


Hilo, aguja, alfileres, etc.


QUÉ HACER


Cortar el vaquero calculando que te quede la forma de la parte baja de la barriga. Lo hice a ojo, nada de medidas ni nada, porque como se suelen llevar blusas o camisas por fuera, no es demasiado importante que quede perfecto



Cortar el pantalón de deporte usando la lógica de que la parte del culo será para tu barriga, así que se corta un poco por encima del tiro.



Coser el trozo de pantalón de deporte al vaquero. Yo lo hice a mano porque no tengo agujas de máquina de coser para tela vaquera, así que tardé lo mío.



¡y listo!




martes, 14 de julio de 2015

Semana 24: que NO decirle a una embarazada

Dedico esta semana mi post a la gente que no sabe o no puede ponerse en tus zapatos, o que dice cosas sin pensar. He aquí diez cosas que NUNCA deberías decirle a una mujer embarazada:

10. A mí es que no me gustan los niños.
Me alegro. A mí no me gusta tu cara, pero no te lo digo cada vez que te veo, ¿no? Y hay a quien no le gusta el chocolate. Y a quien no le gusta el caso. Y no pasa nada, el mundo sigue girando, lo que no entiendo es por qué piensas que me interesa. La que tendrá un niño soy YO, no tú.

9. No deberías hacer eso. Siendo "eso": ejercicio, comer X cosas, tomar X...
La primera interesada en que vaya todo bien soy yo. Tengo una médico ginecóloga, especialista en embarazos y le consulto este tipo de cosas. Incluso si no se les digo me las explica ella. Ya nos sentimos (las embarazadas) suficientemente responsables como para -encima- tener que dar explicaciones sobre lo que hacemos o dejamos de hacer.

8. Disfruta mientras puedas, que luego viene lo chungo.
¿Y tú tuviste hijos para sufrir? O sea, entiendo que es cansado, pero sobre todo espero no ser una madre quejica. Los niños se comportan como tales, y si querías algo distinto habértelo pensado mejor. Déjame disfrutar del embarazo en paz, ya vendrán los padecimientos/desvelos.

7. Deberías tenerlo natural/con epidural/ por cesárea
Lo tendré como pueda y según como venga la situación. No hay una manera "mejor", la mejor manera es la más segura para el bebé y para la madre.

6. Y ese nombre... ¿estáis seguros? o su versión chunga: qué nombre tan feo.
A una amiga le dijeron directamente: vaya nombre tan feo. A ver, gentecilla del bosque: sea cual sea tu opinión sobre el nombre, te la puedes reservar. A los padres de la criatura les trae al pairo lo que pienses tú.

5. ¿Te puedo tocar la barriga?
Aunque peor es tocarla sin preguntar. Pero la pregunta en sí es tramposa, porque si como embarazada dices que no, quedas como una repugnante. Y si dices que sí cuando en realidad te molesta, estás pasando por encima a lo que prefieres.

4. Pues a la prima/hermana/vecina en su parto le pasó que... (insertar historia de terror)
Gracias por el apoyo.

3. ¿Fue natural?
Yo no te pregunto por tu vida sexual, no me preguntes tú por mi sistema de reproducción. Si no sabes cómo concebí, es probable que no piense que sea información que te interese. En este mismo departamento entran los comentarios sobre los mellizos. Resérvate tu opinión siempre que puedas, te aseguro que es mejor.

2. ¿De cuántas semanas dices que estás? ¡Pero si tienes mucha barriga/estás muy gorda!
Lo mío se quita cuando salga del embarazo y con un poco de esfuerzo. Lo tuyo de metome-en-todo dudo que sea remediable.

1. No te _____ (estreses, angusties, preocupes, aceleres, ofusques) que le haces daño al bebé.
Creo que esta es la que más odio de todas, y voy a explicar por qué... desde el minuto 1 de embarazo me he sentido muy responsable por esta personita que llevo dentro. Cada día pienso en el bebé cuando tomo decisiones tan sencillas como si ir en autobús, andando o en metro. Camino entre la gente con una mano en la barriga, para protegerla. Vivo pendiente 24/7 de MiniPeque y hago lo mejor que puedo. Que se asuma que soy "irresponsable" o poco cuidadosa al sentir emociones normales me parece tremendo, es culpabilizar a la mujer por ser un ser humano normal. Soy humana, me enfado, me entristezco, me angustio... eso no me hace menos buena madre. Y que se tome como algo que "daña" al bebé es muy duro para la madre, porque lo único que provoca es sumar culpa a la emoción que ya se supone que era negativa. Hago lo que puedo, soy la mejor versión que puedo de mí misma y agradecería que no se me juzgue.

De hecho creo que el meollo del hoyo es ese: un embarazo es un momento sensible, lo mejor es asumir que una embarazada no necesita consejeros/ coaches / médicos alternativos /asesores / etc. Y mucho menos si ya ves que hace lo mejor que puede. Así que mi punto de vista es que la gente debería morderse más la lengua.





martes, 7 de julio de 2015

23 semanas: hasta el mismísimo **** del peso

Oye, hoy toca quejarse, que para esto se tiene un blog. Sí, me quejo, y me quejo entusiastamente. ¿Por qué? Pues porque hago unas 3-4 horas de ejercicio semanal, bebo 2 litros de agua al día, como muchas frutas y verduras, limito los hidratos de carbono, cocino con poca grasa, tomo Stevia (y no azúcar)... en fin, que se puede decir que en general soy bastante juiciosa con las comidas.

Pero algunos días apetece tomarse una horchata, o comerme una hamburguesa con patatas, o un chocolate, o nos invitan a cenar y hago una tarta de limón y comemos tarde. Cosas NORMALES de una persona NORMAL.

Pues resulta que mi cuerpo embarazado interpreta que debe guardar esa comida extra. No hay excepción: si me salgo de la ensalada y el agua, subo un kilo inmediatamente. Y ese kilo no se va con volver a la rutina normal de comidas. Es frustrante, desesperante, me agobia y me estresa. Voy cada mes a que me pesen en la clínica con un nudo en la boca del estómago. Porque siempre coincide con que he subido dos o más kilos las dos primeras semanas y luego me paso las dos siguientes a dieta, contando calorías y evitando comer después de las 8 de la tarde para bajar al menos uno de los dos kilos antes de la cita médica.

Si a eso le sumamos los comentarios del estilo: "¿sólo 5 meses? pero si tienes un barrigón", "¿has subido 6 kilos? Bueno, prepárate para pasar hambre los meses que quedan que son los peores" y afines, la verdad es que me dan ganas de esconderme en una cueva hasta que nazca MiniPeque. La gente que dice estas cosas ¿qué pretende? ¿qué hago? ¿me fajo? ¿me mato del hambre? ¿hago más ejercicio aunque el que estoy haciendo sea correcto?

Hartita estoy, realmente me deprime este tema. Supongo que no ayuda que me he pasado TODA mi f***ing vida adulta cuidando el peso, haciendo ejercicio, haciendo dietas. ¡Quiero estar tranquila!

Por el lado bonito MiniPeque es un primor de bebé, se dedica a compensar las pataditas que no me dio en aquellas semanas que lo pasaba mal por no notarle. Mis favoritas son las que da cuando Mr Rood le habla, muero del amor. Tiene días más movidos y otros tranquilotes, pero leí que es normal porque como cualquier persona, hay días de mayor actividad y otros de estar más decaído. De la semana pasada se me olvidó comentar que ya desarrolló el sistema límbico, responsable -entre otras cosas- de los estados anímicos. Así que a estas alturas ha empezado a experimentar emociones: puede estar contento, triste, animado, enfadado. Una pasada. A sus 23 semanas, además, ya oye perfectamente y lo noto al ponerle música.

Pienso que hemos llegado ya a las 23 semanas y me parece tan maravilloso que CASI olvido el tema del peso. Ojo que he dicho CASI.

miércoles, 1 de julio de 2015

Semana 21 y 22, patadas y el sexo de MiniPeque

La semana pasada no actualicé porque no tenía mucho qué contar... pero en cuestión de unos días resulta que han pasado tres cosas importantes:

1. Las cosquillitas dudosas de hace dos o tres semanas pasaron a seguir una pauta muy clara, y de ahí a ser pataditas. ¡¡¡Síiii!!! La primera fue preciosa, mágica, maravillosa, porque flipé muchísimo y me destapé la barriga de golpe, para ver si se repetía... y se repitió, así que me solté a reír. De ahí hemos pasado a sesiones cada día de toma patada mamá, sobre todo cuando pretendo dormir. Lo que más me gusta es que suele patear cuando Mr Rood le habla, y nos derretimos los dos del amor puro.

2. Fuimos a la ansiada ecografía de las 20 semanas, aunque me la hicieron acabando las 21. Todos los órganos perfectos, todo en su sitio, bien el peso de MiniPeque y bien el mío (me ha costado sudor y lágrimas subir sólo un kilo, creo que mi cuerpo tiene ganas de acumular grasa). Fue un poco desabrida, la verdad, la que nos hizo la ecografía iba un poco a toda castaña y apenas pudimos verle la carita y sus movimientos. De todas maneras le vimos rascarse la cara, chuparse un dedo y dar patadas.

3. Confirmado: ¡es un niño! Mi niño pequeñito. La verdad que ya lo sospechábamos porque en la eco de las 12 nos dejaron caer que parecía un niño, pero yo no estaba tan segura. Y tengo que confesar que me acojona un poco, tonterías de la vida... es que yo he vivido rodeada de mujeres y pienso ¿qué se hace con un nene? Aunque luego pienso que es una tontería y que criar un hijo es complicado y hermoso, sea cual sea el sexo.

Así que ahora le hablo por su nombre y puedo decirle cuánto lo amo a él, concretamente. Ahora viene otra espera aún peor... no me vuelven a hacer eco hasta la semana 33. No sé yo si aguantaré 12 semanas sin verle. De hecho, aunque sé que lo de las ecos 4D es un negocio, me parece que caeré en la trampa e iré de aquí a unas semanas, para dividir en dos el tiempo de espera que me parece muy bestia.

Pues eso... ¡vamos a tener un nene!

viernes, 19 de junio de 2015

20 semanas, a mitad de camino

Esta semana he recuperado el oído ¡viva! y por lo tanto la vida social normal. Además hago 20 semanas y me parece que todo va muy rápido (menos las citas médicas que siento que la última fue hace veinte siglos).

No tengo mucho que contar, aún no noto a MiniPeque, a pesar de que dicen que usualmente sobre esta semana ya se le suele sentir. La semana pasada tuve un par de sensaciones curiosas pero a falta de confirmación/repetición de lo sentido, me temo que fueron falsas alarmas. Esto me hace sentirme mal, culpable, novatísima, preocupada, me como la cabeza... en fin, que necesito que pase el tiempo rápido y que sea finales de la próxima semana (finales de la 21) que tenemos la eco esta chuli de verle hasta las pecas.

Mientras tanto, paciencia. MiniPeque mide lo que un plátano.


jueves, 11 de junio de 2015

Semana 19, vivir en un ¡ay!

Si estar embarazada puede resultar agotador para el cuerpo, no entiendo cómo lo aguanta la gente que no lo desea. Y que no lo desea mucho. Porque yo padezco ciertas cosas, pero siempre pienso en el motivo y eso me hace relajarme, pero si no fuera así... ¿cómo lo hacen?

Cumplimos 19 semanas. MiniPeque cada vez es menos "mini", porque ahora está tamaño mango grande. Dice babycenter que mide un poco más de 15 cms, que los brazos y las piernecitas están perfectamente proporcionadas y que ¡le está creciendo el pelo!

Lo que más me flipa de esta semana es que el cerebro trabaja a toda castaña desarrollando los sentidos. Dicen que el oído ya lo tiene apuntaladete y que reconoce la voz de la mami... ay que me desmayo del amor.



Ahora, en la sección de quejas... esta semana estoy sorda porque tengo ambos oídos tapados, la médico sospecha que es culpa de la alergia que tengo hace meses y que -por supuesto- no me he tratado con nada. Tanta mucosidad e irritación ha pasado factura. Y no me pudieron sacar los tapones que tengo porque primero hay que pasarse unos días con un líquido... en fin, que me quedan varios días así. Y la segunda... fui a que me miraran también la pierna. La doctora me dijo, en dos platos, que me jodo. No dijo eso, pero ese es mi resumen, porque me dijo que al estar embarazada era poco tirando a nada lo que podía hacerme/recetarme el neurólogo. Que si empeoraba, volviera. Punto pelota.

La verdad que me cansa estar en este ¡ay! constante, pero también entiendo que debe ser normal por el tute que le da este proceso al cuerpo.

En fin, ahora ataca'íta cada día más porque el tiempo es chicloso y aún me quedan más de dos semanas para la eco de las 20 semanas (que en realidad me la hacen a finales de la 21) y bueno, con el miedillo que da pasarse tantas semanas sin ecos, pero cada día menos estresada... casi casi en el ecuador.

Qué fuerte.




miércoles, 3 de junio de 2015

18 semanas, dolores y acojone, para variar



Hoy MiniPeque y yo cumplimos 18 semanas, ya casi casi estamos en el meridiano del embarazo. Por un lado me hace muy feliz que mide lo que un pimiento verde, y que pronto empezaré a notar el bailoteo que se tiene ahí dentro, y que es una personita prácticamente formada del todo, que ahora no hará más que crecer y seguir probado/activando órganos... por otro, desde ayer estoy con varios dolores que me quitan el sueño, literalmente.

¿Qué me duele? La zona lumbar, lo que solemos llamar "dolor de riñones" aunque los riñones estén un poco más arriba. Y la zona baja del vientre. Este dolor es el típico que llamamos de "ovarios" o de regla. Y dolor en la pelvis, para ser más exacta en el pubis. No hay manchado ni nada, dichosamente, pero el dolor está ahí y es de mediana intensidad. Sobre todo el de vientre me tiene mosca, porque juraría que va por "ráfagas" y esto de que me duela por "ráfagas" me suena a contracción y me acojono tanto que pienso que me tenso, y como me tenso, me parece que es peor.

Durante el día de ayer lo llevé con cierta dignidad, pero al llegar la noche y tumbarme siupongo que le presté más atención y fue realmente desagradable. Al menos durante dos horas estuve con los ojos abiertos como platos, con las pasadas de dolor constantes impidiéndome dormir. Al final hubo un momento en que bajó de intensidad y pude conciliar el sueño.

Esta mañana sigo así así, no me duele tanto como anoche, de hecho me duele más la espalda que el vientre, pero sigo sintiendo una molestia constante y notable.

He leído (y me han dicho) que es normal y que pasa por alguno de estos motivos: crecimiento del útero, desplazamiento y presión del útero sobre el intestino, efecto de la relaxina, etc etc etc, pero en todas partes veo que tendría que ser "pasajero". Y aquí viene mi duda... ¿qué consideramos 'pasajero'? ¿Unos minutos? ¿Unas horas? ¿Un par de días?

Pues eso, cumplo 18 semanas con unas ganas tremendas de llorar y una sensación de miedo grande. Ya sé que no debería quejarme porque probablemente sea "bueno" y sea cosa del crecimiento, pero realmente es un peso emocional cada cosita que pasa, me siento tan responsable de todo que hasta un dolor me hace pensar si estaré haciendo las cosas bien o no. El embarazo, en vez de "la dulce espera" debería llamarse "el acojone en 40 semanas".

No es mi día, definitivamente.

viernes, 29 de mayo de 2015

Premio Dardos

Premio Dardos


Mi compi de Ser Madre por Primera Vez me deja un regalito: un premio Dardos. En su blog cuenta la aventura que acaba de empezar con el embarazo, me hace mucha ilusión sobre todo porque nos llevamos una sola semana de diferencia y vamos a la par con muchas ideas, angustias, miedos, alegrías. 
El premio Dardos se da de blogger a blogger como reconocimiento a la dedicación, el esfuerzo y la creatividad en el blog. Las reglas son las siguientes:
1. Incluir la imagen del premio en el blog.
2. Mencionar y enlazar el blog que te ha mencionado y agradecerlo.
3. Responder a las 11 preguntas que te haga el blog que te nominó.
4. Nominar a 15 blogueras y avisarles personalmente de su nominación y hacerles 11 preguntas. (este me lo saltaré porque no sé quienes tienen el premio y quienes no... :P)
1. ¿Cuando empezaste con tu blog?
Con este empecé a la vez que mi tratamiento para la FIV, a principios del 2015. Pero he tenido dos blogs más, uno anónimo y otro con mi nombre real.
2. ¿Por qué decidiste hacerte blogger?
Porque me mudé y tenía mucha gente querida lejos. Este en concreto lo empecé porque el tema de la reproducción asistida no era del dominio público, y necesita hablarlo, comentarlo, sacarlo. Supongo que por necesidad de desahogo.
3. ¿Qué nos enseñas en tu blog?
Intento hacer un diario/semanario de este proceso porque yo misma he sido lectora asidua de blogs similares, y creo que cualquier ayuda/aporte es poco y se agradece. 
4. ¿Cada cuánto publicas un post?
Al principio un par cada semana, luego estuve un mes sin escribir nada porque estaba un poco despistada, cansada y en otras... pero ahora pretendo volver al menos a una entrada por semana.
5. ¿En qué redes sociales te podemos encontrar?                                                       
Aquí en twitter: @LluneraAnna 
6. ¿Por qué elegiste ese nombre para tu blog?
Mi padre me cantaba una canción sobre la luna cuando era pequeña y fue lo primero que se me vino a la mente cuando pensé cómo ponerle al blog.
7. ¿Cuál es tu lugar favorito en el mundo y por qué?
Un peñasco en una playa en el Caribe. Es el sitio donde siento más paz del mundo mundial. Algún día os pongo una foto.
8. ¿Cuál es tu última canción favorita?
Imposible responder, soy una obsesa de la música y es imposible que escoja una... amo la música, de todos tipos, desde la más tranquila hasta la de mover el culete.
9. ¿Cuales son tus blogs favoritos?
Tengo una larga lista de blogs que sigo, pero me gusta especialmente uno que no lo tengo en el blogroll y es http://clubdemalasmadres.com. 
10. ¿Cuál es tu red social favorita?
Mjm... no lo sé, creo que soy chica facebook. El twitter lo he aprendido a usar y apreciar muchísimo, pero también me pasa que me agobio a veces por la cantidad de información que hay. 
11. ¿Videoblog o blog tradicional? ¿Por qué?
Blog tradicional. No soy mucho de cámaras aunque alguna vez he trabajado delante de ellas (gajes del oficio de periodista), en todo caso no me importaría si fueran clips de audio, pero video... nah.
Pues eso, gracias!!!
:)

martes, 26 de mayo de 2015

Semana 17, se confirma: estoy gorda :D

Esta mañana fui a control con la ginecóloga. Noticias buenas, muy buenas y malillas.

Las buenas: el test de glucosa salió perfecto, de hecho si el resultado de este test hubiera sido el del primero, me habría librado de la curva larga. En todo caso, respiro aliviada. La doctora se apresuró a aclararme que en unas semanas me toca nuevamente, no fuera que me hiciera ilusiones de que con esta ya estaba la cosa.

Las muy buenas es que, aunque no hubo ecografía, sí que me buscaron y pusieron el corazón de MiniPeque que -como siempre y dichosamente- va a toda castaña. Le pregunté a la doctora por mis subidones ocasiones de pulso y me dijo que es absolutamente normal, que mi corazón necesita bombear sangre con mayor frecuencia y fuerza para que llegue al bebé la sangre que necesita. Sólo sería señal de alarma si me doliera el pecho.

Las malillas es que no es sensación ni percepción mía: he subido 3 kilacos en un sólo mes. TRES. Así que me han puesto a dieta. A simple vista no parece difícil de seguir, y supongo que este mes habrá sido la excepción de mis desbarajustes de comidas, porque tuve cumpleaños, visitas en casa, comidas fuera y cenas (yo me inflo con las cenas copiosas). No digo que no sea responsabilidad mía, porque tengo clarísimo que la que hace bizcochos y galletas en casa soy yo, pero pienso que en un mes sin tanto evento social me será más sencillo controlar los kilos.

A ver... a ver...
La foto es cutre, pero así os hacéis una idea...

En un mes vuelvo para la eco de las 20 semanas y revisión.


jueves, 21 de mayo de 2015

Semanas 13 a 16 ¡estoy G-O-R-D-A!

Las semanas pasadas se me pasaron los días sin hacer el reporte correspondiente, así que junto varias semanas en un solo post... la verdad que no tengo demasiado que reportar, pero os cuento cómo va la barriga.

Hace unas semanas me tocó hacer la curva larga de glucosa. Para esto me mandaron una "dieta" que no era otra cosa más que una sobrecarga de hidratos de carbono durante tres días. De hecho pude seguirla durante un día y medio, era demasiada cantidad de comida (y eso que yo soy muy buena para comer). Llegué a la hora que abren el laboratorio y aún así tuve que esperar casi una hora para que me atendieran... es lo que tiene ir a un laboratorio de los grandes.

En fin, Pilarín, empezó la prueba con mala pata porque a la menda le tocó que la pinchara una practicante. Una enfermera le tuvo que explicar cómo iba, de hecho le preguntó si me tenía que dar glucosa cada hora. Podéis imaginar mi cara, porque encima para ese momento llevaba casi 14 horas de ayuno. Resumo: los morados de los brazos tardaron semana y media en empezar a irse.

Por el lado bueno, la verdad que fue menos tremendo que la primera prueba. Supongo que habrá sido la dieta, pero no me dolió tantísimo la cabeza, no tuve tantísimas náuseas y el tiempo se me fue relativamente rápido. O sea que ahora sólo me queda esperar a la próxima semana que tengo cita con la ginecóloga y me dirá qué tal salieron los resultados.

Ahora mismo MiniPeque está (de medidas) entre un aguacate y un nabo pequeño. Mi barriga está creciendo mucho, o al menos es la sensación que tengo... claro que no ayuda que mi referente más reciente son dos amigas muy MUY delgadas. Una de ellas tuvo marcada la tableta de chocolate hasta las 16 semanas. No exagero, tenía mini barriga y encima, los abdominales marcados.

Gracias al barrigoncio, antes de ayer cedí y me fui de compras ¡de ropa premamá! Arrasé H&M... bueno, arrasé es un decir, en realidad me compré dos pantalones largos, dos cortos y cuatro blusas/camisetas. Entre lo que me compré y un montón de ropa que me dejó una amiga, creo que tengo resueltos los meses siguientes.

La parte más "curiosa" del embarazo está siendo la negociación constante conmigo misma. Me explico: siempre he tenido muy presente mi peso, subo peso con facilidad así que me cuido muchísimo. Hago ejercicio y limito las comidas. Desde que estoy embarazada he tenido que bajar el ritmo: de 8 horas semanales de ejercicio, he pasado a 3-4. Y he leído en muchos sitios que hay que comer hidratos de carbono. Resultado: me siento gorda. Intento mantener la cabeza fría y no ser superficial y cabeza hueca, pero acepto que es difícil. Supongo que si una se ha obsesionado la mayor parte de la edad adulta con un tema, el embarazo no lo va a cambiar mágicamente.

Lo otro que ha pasado en estas semanas es que se me fueron las náuseas (hacia la semana 13-14) y me volvieron esta semana... aish, espero que sea temporal porque estaba encantada de que se hubieran acabado.

Y finalmente, llevo fatal no tener ecos hasta dentro de 4 semanas más. La última fue hace un mes y es una locura... no sé cómo hacían antes que ni siquiera tenían esta tecnología a mano. Íbamos a hacer una 3D por fuera pero en varios sitios nos han dicho que no es recomendable porque las facciones no están del todo formadas y los papás suelen decepcionarse del resultado. Así que estoy buscando sitios donde hagan ecos "normales", pero no es tan sencillo. Ya os contaré si consigo dónde hacerla en breve.

Y seguimos... a ver si no tengo el chiringuito tan abandonado.

viernes, 24 de abril de 2015

Las deseadas (y temidas) 12 semanas

Hoy estoy de 12+3. Por un lado tengo la sensación de que esto va volando, pero por otra las últimas cuatro semanas se me han hecho eternas. La visita a Urgencias marcó un antes y un después de lo que -hasta ahora- estaba siendo una espera bastante tranquila. Aparecieron los miedos y me costó muchísimo salir del remolino de pensamientos negativos.

La noche del miércoles no conseguí dormir: a las 3 am apenas si logré cerrar los ojos, para abrirlos varias veces (entre ir al baño a cada rato y los nervios la noche fue un sinvivir) y acabar levantándome a las 6 am.

Pero ya está. Entramos a la cita para la ecografía, vimos a MiniPeca-Peque (hemos cambiado el apodo a MiniPeque porque... ¡se sospecha que es un niño!) de todas las maneras posibles. Le midieron todo lo que tocaba, nos pusieron el corazón (es mi momento favorito) y la enfermera se pasó un rato moviéndome la barriga para que MiniPeque se estirara y poder medirle mejor. Resultado: nuestras risas al verle que daba patadas y se quitaba las manos de la carita y las movía. Parecía que estuviera pidiendo que le dejáramos dormir. 

De los hematomas parece que no queda rastro porque no los vieron por ningún lado. De los manchados de estos días, de color marrón, me dijeron que suele ser sangre "vieja" que no se acabó de expulsar y tarda en bajar, pero que el asunto se veía bien.

Los resultados acabará de dárnoslos la ginecóloga hoy. Es que partimos la visita para que Mr Rood pudiera venir conmigo sin tener problemas en el curro. Así que la doctora hoy me contará qué tal salieron las analíticas y el test de glucosa. Pero ya en el informe de la ecografía dice que el riesgo de Down es bajísimo (1/23,500) y de otras trisomías es menos de 1 entre 50,000. O sea que fantástico... de todas maneras gracias al DGPI yo iba bastante tranquila. También me midieron la presión y otros factores y me dijeron que el de preclampsia también es muy bajo. O sea que esto pinta muy bien.

Y sí, estoy bastante más tranquila. Y feliz. Soy muy fan de las ecografías, si tuviera pasta haría la excentricidad que hizo JLo, que compró un ecógrafo para tener en casa.

Este fin de semana acabaremos de hacer anuncios personales a amigos y familia que aún no le hemos contado. Y luego sabemos que será público, pero ya estamos tranquilos para afrontar la parte social. Qué locura estar ya en esta fase, es muy emocionante.



A sus 12 semanas, MiniPeque mide 6,3 mm (más o menos el tamaño de un limón) y pesa unos 14 gramos. Está en plena fase fetal, y eso quiere decir -entre otras cosas- que ahora crecerá muy rápido aunque tiene la mayoría de los órganos en su sitio.

Yo estoy mejor de las náuseas (diría que mantengo como un 40% de las que suelo sentir pero cada día es menos), esta semana he tenido tres síntomas concretos: dolor de cabeza intenso, sensación de tirones debajo del ombligo y picor en la piel de la barriga. Luego lo normal hasta ahora: si yo normalmente hago pipí cada nada, lo de ahora es un festival. Sigo con mucho sueño y duermo como marmota. Lo único que me preocupa es el hambre voraz que siento, estoy subiendo más peso del que quisiera pero intento comer bien... lo que sucede es que cuando me entra hambre me entra YA y muy salvaje.

Esta tarde vamos a ver a la ginecóloga, a ver si me deja volver a la vida normal sin reposo relativo ni percales de estos.

Seguimos pa'lante.




viernes, 17 de abril de 2015

Best Blog Award

Operación Cigüena y de MissBigDreamer me han nominado al Best Blog Award... ¡aplausoooos!



Como no hicisteis preguntas ninguna de las dos, os cuento once cosas sobre mí

1. Me dedico al arte, lo cual quiere decir horarios definidos por mí (e ingresos decididos por la suerte)

2. Tengo 35 años casi 36 y de signo Tauro. 

3. De saber lo que sé y volver atrás en el tiempo intentaría quedarme embarazada mucho más joven.

4. Hablo castellano, catalán, inglés. Pero he hecho cursos de francés, portugués y japonés.

5. Creo en todo lo podáis imaginar: extraterrestres, fantasmas, energías, telepatía... tengo algunas historias curiosas con estos temas que no han hecho más que reafirmar mis creencias.

6. Mi comida favorita es TODA. Jajaja. Me encanta comer, pero soy muy muy muy fan del sushi. 

7. Mi estación favorita es la primavera a pesar de que padezco de alergia (y muy fuerte) al polen y la paso francamente mal.

8. Soy española de nacionalidad, pero nacida en otro país.

9. Me encanta mirar páginas/anuncios de inmobiliarias de lujo. Hablo de ver casas muy caras, en plan de entre 2 y 10 millones de euros. Soñar es gratis.

10. No me gusta especialmente ver tele, pero me engancho con facilidad a programas tontainas como La Voz, Top Chef y soy muy seriéfila.

11. Mido 1,77 mts. Y a veces me pongo tacones.



Haré trampa porque no voy a nominar a nadie, sobre todo porque he visto que ya en muchos blogs tenéis el premio... y porque creo que quien quiera hacerlo puede darse por nominado de mi parte :)



Por si acaso, copio las reglas:

  1. Seguir al blog que te ha nominado en redes sociales.
  2. Agradecer al blog que te ha nominado en un comentario en esta entrada y seguirlo.
  3. Visita los otros blogs que han sido nominados junto al tuyo.
  4. Responder a las 11 preguntas en caso de que te las hayan hecho o si no contar 11 cosas sobre ti.
  5. Nominar a 11 blogs con menos de 200 seguidores (no me he basado en esto porque no sé cuántos tenéis ni lo he mirado – modo vaga off)
  6. Avisarles de que han sido nominados.
  7. Realizar 11 preguntas a tus nominados.

miércoles, 15 de abril de 2015

Cosas que pueden pasar en el 1er trimestre y acojonan


1. Orgasmos esponneos

Hace unos días acabamos hablando en el twitter de una cosa que yo pensaba que era rara y me había pasado a mí por casualidad, pero que descubrí que es frecuente. Se trata de orgasmos espontáneos. Suena divertido, pero juro que no lo es. En mi caso venían o por sueños eróticos de distintos tipos (en uno por ejemplo yo era un tío y tenía una novia que estaba muy buena) o por nada, es decir, sin sueños de por medio.

El problema de esta experiencia -que podría ser placentera y ya está- es que cuando acaba el orgasmo te viene un dolor muy intenso como de regla, que dura un rato. Rato en que se tiene tiempo para pensar lo peor, para pensar que las contracciones estas deben ser malas para el embrión, que manda cojones que tengas estos sueños y le hagas daño al bebé, etc etc.

Tal vez suene desmedido, pero creo que cualquier dolor nos hace pensar que la cosa no va bien. Esto me lleva al segundo punto de la lista:


2. Dolores de regla y/o pinchazos en el bajo vientre

En mi caso las primeras semanas era sensación de dolor de regla, no muy fuerte pero sí molesto. Alguna vez incluso me tomé un paracetamol, más que por el dolor porque tenerlo tanto rato me ponía tan nerviosa que pensé que era mejor disimularlo para poder olvidarme de él. En mi caso eran leves pero porque mis reglas suelen ser muy salvajes, así que estoy acostumbrada a que me den caña. El peor de todos fue para la fecha de la 2a regla que no vino. De nuevo me acojoné un poco, pero tuve la ventaja de que al comentárselo al doctor de la clínica de RA me dijo que era muy común y muy normal.

Diría que a partir de la semana 7-8 más o menos cambiamos de modalidad y son prácticamente inexistentes. Pero llegaron los pinchazos, a veces hacia el extremo (como en un ovario), a veces justo debajo del ombligo (este es el más común). No es incapacitante y van a ratos, la ginecóloga me dijo de nuevo "es normal" y creen que es por el crecimiento del útero.

Otra vez, tal vez sea desmedido pero durante muchos días me acojonaron porque sientes que te va a venir la regla, y sangrar es lo último que quieres. Lo cual me lleva al tercer punto de la lista:


3. Manchados, sangrados

Como ya conté el sábado- amanecer domingo acabamos en Urgencias por un sangrado por hematomas. Se ve que hay muchos motivos por los que puedes tener manchados o sangrar. En cualquier caso yo creo que hay que ir al médico a que te miren, mejor eso y estar tranquila.

Al principio del embarazo puede tratarse de manchado de implantación. No todas las mujeres lo presentan y el color y cantidad también es variable. Yo tuve un día de manchado marrón. Uno sin manchado. Otro día de manchado rosa. Otro sin y a los cinco días o así del último, tuve otro manchado más de nuevo marrón. En mi caso todos fueron muy leves, de contener con salvaslip y no duraron más que unas horas.

También pueden ser cosas tan concretas como que el le pasó a una amiga: el bebé estaba colocado de manera que estaba tirando de una zona "delicada" del útero de su madre y ella sangró como diez días. Poco, pero constante.

No le deseo a nadie ver sangre mientras está embarazada, porque genera una angustia espantosa. Aunque te digan "puede pasar", cuando lo ves te pones en lo peor... lo cual me lleva al siguiente punto:


4. Síntomas que aparecen y desaparecen: las náuseas

Cuando pasas sustos con sangre, puede que empieces a pensar que algo va mal. Así, no te extrañe si buscas síntomas que acompañen tu teoría absurda. Por ejemplo yo -al día siguiente del susto- me volví loca neurótica y no me tomé el medicamento contra las náuseas, porque estaba convencida de que se me habían ido y eso era muy malo.

Ojo con estas cosas. Primero porque a veces los síntomas no son constantes. Segundo porque estoy en la semana 11 y pronto será momento de que las náuseas remitan, así que sujetarme a ellas como señal es muy mala idea... porque pronto desaparecerán si tengo suerte (y espero tenerla porque ha sido agotador y desagradable tener náuseas 24 hrs/7días).  Y tercero porque con la gilipollez, lo que acabas consiguiendo es pasar un día espantoso cuando las náuseas aparecen y te dicen "oye, aquí seguimos, ¿querías vernos? pues mírannos, mírannos, mírannos".

Como acabas convenciéndote a ti misma de que confiar en las náuseas es una tontería, confías en... voy al quinto punto de cosas que pueden pasar en el 1er trimestre y acojonan:


5. Volumen cambiante de la barriga (si se tiene)

Hace un par de semanas que se me ha empezado a hinchar la barriga. Pero desde antes hay un fenómeno bastante curioso y es que puede que te infles -sobre todo por las tardes/noches-. La progesterona y los cambios en la digestión puede que hagan que tu barriga se hinche mucho, pero mucho. Casi siempre de gases, sí, soy una bomba de pedos si me perdonáis la finura. Y aunque en mi caso esto ha ido mejorando (sobre todo al dejar la progesterona), la barriga sube y baja a su antojo cada día.

Sí, soy una miedica, pero el cambio de volumen me genera dudas. Y esto me lleva a los dos últimos puntos de la lista:


6. Sensación de indefensión/ impotencia/ culpabilidad/ responsabilidad máxima y un aluvión de dudas

¿Y si los orgasmos espontáneos dañan al embrión?
¿Y si subir esas gradas tan empinadas hacen que se "suelte"?
¿Y si el agua de la ducha larga era demasiado caliente?
¿Habré comido algo indebido?
¿Y si ese queso no era pasteurizado?
¿Y si no lavé bien el tomate?
¿Y si hacer ejercicio es lo que me causó el hematoma?
¿Y si no hacer ejercicio hace que el embarazo sea menos saludable?
¿Y si la hamburguesa no está bien hecha?
¿Y si esta salchicha está contaminada de algo?
¿Y si el gato de mi amigo -ese que se me subió al regazo- tiene toxoplasmosis?
¿Y si el café es malo aunque sea descafeinado y de vez en cuando?
¿Y si el es malo también?
¿Y si toser hace que se desprenda el bebé?
¿Y si tanto estornudo afecta la sujeción del bebé? ¿Y si...?

La lista es interminable y las sensaciones que acompañan -al menos en mi caso- también. A veces me siento impotente, responsable de algo muy grande, culpable, indefensa, temerosa, temeraria, llena de dudas y con miedo:


De ahí que acabo con el 7. Miedo, miedo de tener miedo, miedo de no tener miedo.

Y frente al miedo lo que he descubierto que es útil es respirar, respirar profundo, obligarme a sonreír. Hablarle a MiniPeca. Y distraerme: libros, música, películas, series, cocinar, un paseo. Cualquier cosa que me saque del agujero y me recuerde que estos momentos hay que disfrutarlos. Aunque seas primeriza como yo y el embarazo te parezca un mundo indómito.

Hay hacer un esfuerzo... y echar los fantasmas de casa, espantar los monstruos de debajo de la cama...  y disfrutar.





lunes, 13 de abril de 2015

11 semanas, visita a Urgencias

El sábado me desvelé, cosa rara porque duermo muy bien desde el principio. Cuestión que a la 1 y poco de la madrugada del domingo aún estaba despierta y tuve la sensación de que me bajaba algo... como cuando baja la regla. No le dije nada a Mr Rood, fui al baño y... sangre. Roja, además, y aunque no eran caudales sí que caían las gotas en el váter. Podéis imaginar el estado de histeria incipiente en que entré. Mr Rood no sabía qué hacer ni qué decirme, pobre.

Un taxi y a Urgencias. Dichosamente vivimos muy cerca de la clínica (no llega a 7 minutos a esa hora  sin tránsito) y aparte de un chica pariendo y su atribulada pareja, éramos los únicos esperando. Así que unos diez minutos (que me parecieron dos horas) después nos atendieron. Las preguntas de rigor, luego al potro. Revisión con espéculo y luego eco. La ecografía nos dijo que MiniPeca está bien (a lo mejor con un chute de adrenalina del copón y maread@ de cortisol, pobre), nos mostró el latido y nos lo puso para que lo escucháramos. Luego me revisó el resto del útero/ovarios, etc y me dijo que tengo dos hematomas pequeños.

¿Hematomas?

Como sólo había oído hablar de ellos y no les había prestado atención, resumo lo que entendí (de nuevo y como siempre, es sólo información pasada por mí, no soy médico ni tengo formación alguna en el área). La doctora me dijo: el cuerpo manda mucha sangre al útero y por tanto hay muchos vasos.  Se pueden crear hematomas y a veces hay algunos que se rompen... y sangras, como uno de los dos que tengo. Si son pequeños no son un gran problema, pero requieren reposo relativo (nada de ejercicio, ni relaciones sexuales ni esfuerzos). Me dijo "vida normal sin estas cosas que te digo". O sea que mi gozo en un pozo, la vuelta al gym me duró una semana, ¡pero si hace falta me paso 28 semanas más sentada en el sofá!

Me advirtió que a lo mejor sangraba por el otro hematoma, o no, pero que si la cantidad de sangre era "contenible" con un salvaslip no había de qué preocuparse. También me dijo que los abortos sin dolor son muy pocos frecuentes, así que mientras no tuviera sangrado igual o mayor que la regla, o dolores muy fuertes, que intentara no angustiarme. ¡Fácil decirlo!

Volvimos a casa y tardé un rato en dormirme y desde ese día llevo un poquito de miedo en el cuerpo. Pero hoy he hecho el esfuerzo de pensar cosas bonitas, de pensar en lo que dice Lara Lara Larita: "Sí, sobre todo en el primer trimestre se puede ir todo al garete rápidamente. Pero ¿sabéis qué? Si va a pasar algo malo, no puedes hacer nada por prevenirlo. Puedes cuidarte de no darte golpes, tomar tu medicación, comer sano, y poco más. Si está escrito en el código genético del bichín que no puede prosperar más allá de un punto, una no puede hacer nada. Así que lo único que queda es esperar que todo vaya bien".



Así que acabo con la parte buena: MiniPeca mide lo que un higo y ya puede pesarse (7 gramitos, cosita pequeñita). Está ya casi formad@ del todo y en un par de semanas acabará la primera fase del desarrollo de los órganos. Dice babycenter que aparte de dar patadas... ¡se estira! Tengo muchas ganas de cumplir las 12 semanas, ir a la eco y a consulta y ver si ahora empiezo a respirar tranquila.



miércoles, 8 de abril de 2015

10 semanas, pinchazo doble y test O'Sullivan

Mi ginecóloga considera buena idea hacer el test O'Sullivan al menos dos veces durante el embarazo. Así, en la semana 10 y en vistas a la visita de la semana 12, me tocó extraerme sangre (pinchazo en los dos brazos) y la famosa prueba de la glucosa.

Asqueroso.

No el brebaje, no, que aunque no es nada agradable es lo menos malo del asunto. Lo malo, lo chungo, es que no puedes andar mucho porque quemarías la glucosa y precisamente quieren ver cómo reacciona tu cuerpo a ella sin "ayudas", así que nada... a estarse sentada una hora. Una hora en la que tenía algo de náuseas y muchísimo dolor de cabeza y sensación de pesadez. Normal, con ese chute de azúcar repetino, como para no encontrarse mal.

La sensación de mal cuerpo me duró prácticamente todo el día. Además hay uno de los brazos que "esconde" mucho las venas así que me suelen pinchar en el otro, pero como era doble extracción no hubo más remedio que usar el brazo con truco.

Los resultados los tendrán en una semana pero le pasan el informe médico directamente a la doctora, así que sabré algo dentro de dos semanas.

En cuanto a MiniPeca, aparte de estar aprendiendo que su madre es un culo inquieto y que mueve el culete siempre que puede, mide lo que una oliva verde de las grandecitas. Dice babycenter que ya tiene las facciones definidas,  que los deditos dejaron de tener una membrana en medio y que pronto tendrá huellas digitales. Ah, y que da patadas pero como soy novata yo ni me entero. Tengo el útero del tamaño de un pomelo y sigo con las náuseas en todo su esplendor.

El medicamento que me mandaron me sirve de Pascuas a Ramos, cuando quiere y bajo las circunstancias que quiere. Ni modo, yo que soñaba con un gran cambio gracias a las pastis y nada de eso, desde ayer estoy fatalita otra vez. Queda esperar a ver si en un par de semanas empiezan a remitir las náuseas.

Mientras tanto sigo diciendo lo mismo "yo me encuentro fatal, pero soy feliz".









jueves, 2 de abril de 2015

9 semanas, fotos de placentas y zumba

El martes tuvimos primera cita con la gine que nos llevará el embarazo. Bueno, no exactamente porque la chica (a quien amé) cambia de trabajo en breve, así que Dra Temporal nos recomendó a otra colega que será la que conoceremos en una semanas, y que -esperamos- sea quien nos lleve el embarazo.



La eco fue maravillosa, me impresionó mucho cuánto crecen en poco tiempo. Esta semana MiniPeca ha dejado de ser un embrión y se le empieza a considerar feto, mide lo que una uva (2,3 cm) y está por acabar de conseguir una forma más cercana a un bebé, aunque aún tiene un cabezolo importante (son pura cabeza y corazón cuando están tan peques). Muy fuerte además, porque aparte de que el corazoncito le va a 173 latidos por minuto (ríete de una clase de spinning), se le ve moverse en la eco. Se ve que a estas alturas hacen movimientos reflejos. Y ahí estaba mi cositita menéandose un montón.

La novedad más grande en cuanto a mí es que Dra Temporal me dijo que de spinning, body combat y body pump ni hablar, pero que podía hacer zumba si no daba saltos muy bestias y me controlaba las pulsaciones (máximo 140). A mí me encanta hacer ejercicio, y zumba aún más, así que podéis imaginar la alegría que me entró.

Ayer mismo me fui a zumba y aunque daba la clase una instructora que no me gusta... ¡me lo pasé bomba! Es lo que tiene estar privada de ejercicio durante más de dos meses, que luego lo disfrutas como si el mundo se fuera a acabar.

Lo otro que me gustó es que Dra Temporal me mandó unas cápsulas que se llaman ZinGest. Nos costó un huevo y medio encontrarlas, pero al final lo conseguimos... y aunque no quitan el 100% de las náuseas, sí que eliminan un porcentaje bastante alto y hacen que la vida sea más bonita. O sea que podéis imaginar mi ánimo ayer: casi sin náuseas y en zumba.

Llevo un par de noches soñando con el embarazo. Anoche soñé que me ponía de parto a los 5 meses porque había sacado mal las cuentas y estaba de 9 meses. Luego soñé que tenía un bebé que mamaba todo el día, pero lo hacía perfecto y era muy bonito y tranquilo (o tranquila, no sé qué sexo tenía).

Estoy sensible con el tema embarazo, supongo que es normal. Ayer casi me da algo cuando un amigo colgó tres fotos de su hija recién nacida (ni siquiera le habían acabado de limpiar la carita) y esta mañana casi me da algo cuando una amiga colgó una foto de su placenta. Enterita y sangrienta. Será que soy muy retrógrada, pero colgar fotos públicas de un bebé tan pequeño y de la placenta me parece violento (más lo segundo, entiendo que sea natural... pero es SU placenta, ya veré la mía cuando me toque). No sé... no sé...


jueves, 26 de marzo de 2015

8 semanas, pensamiento positivo

Dice babycenter que MiniPeca tiene el tamaño de una alubia/frijol, que la "colita embriónica" va desapariendo y que le están creciendo los deditos. Ya tiene párpados en los ojos y vías respiratorias que van hasta los pulmones que se están desarrollando. Tiene muñecas, las puede doblar y "juntar sus manitas sobre su corazón". Y yo de imaginarlo me pongo tontorrona.



Las últimas dos semanas han sido duras por las náuseas, pero he conseguido mantenerlas más o menos aguantables con ciertas pautas: no como casi nada de trigo (alguna galleta excepcionalmente), nada de lácteos de vaca (menos yogur de vez en cuando). Empiezo el día con frutas y parece que me va mejor. Me lavo los dientes antes de comer (me dan arcadas si me los lavo después) y me repaso con agua y enjuague bucal después. No saco la basura (cambiar la bolsa es la forma más eficaz de estar a punto de vomitar). No viajo en autobús. Dejo de respirar en sitios con olores muy fuertes. Y bebo tónica con hielo y limón (me funciona muy bien, a diferencia de la Coca Cola que no me hace nada).

He dejado de leer páginas donde detallan todo lo que puede ir mal en las primeras semanas, porque realmente pienso que no me hacen ningún bien. La próxima semana tenemos la primera cita con la ginecóloga que llevará el embarazo y la eco de las 8 semanas, a ver qué tal nos va porque vamos a ciegas con esta médico. Lo que me sigue preocupando es que he subido más peso del que pienso que es adecuado para dos meses... 3 kilos en total. A mí me suena un poco bestia, pero llevo al menos tres semanas comiendo muy bien, casi de dieta, así que espero mantener la subida dentro de los límites aceptables. Y espero que no me caiga bronca por esto, que he oído que a veces las matronas se ponen un poco duras con las embarazadas.

Ah! Y aunque aún no me dan luz verde para volver al gimnasio, hemos ido a avisar que estoy embarazada... es que hacen descuento y nos regalan cosas y tratamientos. Ha sido muy divertido pensar que no lo sabe la familia, no lo sabe casi ninguno de los amigos... ¡pero las recepcionistas del gym sí!

En fin. Con ganas de que sea el martes para oír a MiniPeca y saber que todo sigue sobre ruedas.

martes, 24 de marzo de 2015

Shhh es un secreto

Desde que Mr Rood y yo empezamos a pensar en tener críos, esto se ha vuelto un juicio con secreto de sumario. Primero estaba prohibídismo hablarlo con nadie fuera de la pareja. Dadas las circunstancias, el tema se extendió a la familia directa: futuros tíos, futuros abuelos. Tenemos una famila directa pequeñísima, así que seguíamos viviendo en la sombra... con el agravante de que cada cierta cantidad de días alguien preguntaba ¿y lo vuestro cómo va?

Nunca me molestó demasiado, aunque es verdad que cuando te sometes a ciertos tratamientos, lo que quieres es que te dejen en paz y que te permitan resolver el tema a tu manera, a tu ritmo. De hecho durante el año de análisis y estudios yo no acabé de entender que se preguntara nada... quiero decir, el que yo quisiera que las cosas salieran ya no iba a cambiar los plazos, el que mi suegra hiciera bromas no iba a acelerar los análisis genéticos previos al DGPI, el que mi madre dejara caer comentarios aquí y allá no hizo que se produjeran más embriones sanos en la FIV.

Quiero seguir manteniendo a MiniPeca en secreto unas semanas más; por ahora lo saben dos o tres amigas muy cercanas por mi lado y un amigo de Mr Rood (este fin de semana le contará a otro de sus amigos). Si le agregamos que se me nota una cierta protuberancia incipiente en el bajo vientre... pues esto es un festival. Hago malabares para ponerme ropa que "disimule" el asunto, invento excusas para no beber ni siquiera coca cola (yo que era una gran consumidora), miro el envase del queso del aperitivo con disimulo para ver si está hecho con leche pasteurizada, y me alejo de fumadores con la excusa de "soy de esas exfumadoras insoportables que no aguantan el humo".

En fin, que llevo ya casi dos años con el shhhhhh, es un secreto encima. Comienza a ser cansado y complicado de mantener.

jueves, 19 de marzo de 2015

7 semanas, ascos al poder

MiniPeca tiene el tamaño de un garbancito. Sigue pesando entre nada y poquísimo pero, según leo en distintos sitios, empieza a tener más pinta de mini persona.



A principios de esta semana escogimos clínica privada para hacer el seguimiento del embarazo y el parto. La decisión ha sido pragmática: es una clínica con buena fama muy cerca de casa. Tengo ecografía y visita con la ginecóloga en un par de semanas, ha sido complicado pillar hora porque los horarios que hacen son básicamente los mismos de curro de Mr Rood. Supongo que en cuanto anunciemos que estamos esperando a MiniPeca será todo más sencillo porque podrá explicar en el trabajo si tiene que irse antes o llegar tarde.

La semana 7 ha sido la semana de los ascos. He pasado las peores náuseas del mundo. Dichosamente no he llegado a vomitar (digo dichosamente porque le tengo mucha pero mucha manía), pero realmente llevo unos 3 días en que soy bastante nula... hoy estuve a punto de bajarme del autobús porque traía un mareo horrible. Las náuseas han estado presentes 24 horas del día, me voy a dormir con asco y me despierto igual. A lo mejor tengo 15-20 mins de suerte, pero casi no pasa.

He probado de todo: jenjibre, coca-cola, leche condensada, galletas tipo crackers, comer menos más veces, comer más, agua, agua fría. Y tengo que decir que no me ha servido realmente de nada... bueno, me ha servido para cogerle asco al jenjibre, a la coca-cola, a la lehe condensada y a las galletas crackers. Respiro, intento distraerme, leo, estudio, trabajo... pero las náuseas son unas compañeras muy fieles.

Así que aquí estoy, feliz pero con cara larga porque parece que mi estómago no tiene ganas de digerir nada. Una amiga me ha recomendado un complemento natural pero prefiero esperar a ir donde la ginecóloga antes de tomarme nada, por más "natural" que sea. Mañana probaré a ver qué pasa si consumo cosas frescas nada más: frutas y verduras ¡venid en mi auxilio!


domingo, 15 de marzo de 2015

Cuánto tarda una Fertilización In Vitro

Hoy el twitter una chica pregunta cuánto tiempo tarda en hacerse una Fertilización In Vitro. Recuerdo hace poco más de un año, cuando era yo la que buscaba esos datos y no me enteraba de nada. Así que aquí vamos a explicar un poco paso a paso el proceso.

*recuerdo que no tengo más conocimiento que la experiencia, los protocolos varían según la paciente, el médico, la clínica, etc y en mi caso se trató de un protocolo corto.

0. Regla: el primer día se suele llamar a la clínica para avisar que empieza el sarao, aunque no suelen verte hasta unos días después. A mí me dijeron de considerar "primer día" el día de sangre roja y abundante. La aclaración viene porque yo mancho días antes y eso no cuenta, es el primer día en que aquello es contundente e inequívoco.

1. Fase de estimulación ovárica. Los medicamentos los habrá definido el médico con anterioridad, se empiezan en el tercer día de regla y son inyecciones subcutáneas o intramusculares que deben aplicarse en una franja horaria determinada (normalmente por la noche). Aquí lo que se busca es que los ovarios maduren folículos, no demasiados porque es peligroso pero suficientes para que el proceso valga la pena. Y por otra parte, se controla que no haya ovulación natural porque sería mandar todo a tomar viento.

Esta fase se extiende por X días según la paciente (suele ser entre 11 y 14 días, según he visto) y más o menos a partir del día 3 de inyecciones empiezan:

2. Las ecografías de control y las analíticas. A mí me controlaron de día de por medio, por la mañana con ecografías transvaginales y una extracción de sangre para la que no hace falta ir en ayunas (aunque yo estaba siempre tan nerviosa que acabé yendo todos los días sin desayunar). Controlan el tamaño de los folículos, el estado de los ovarios y el nivel de estradiol en sangre, para cerciorarse que el cuerpo está asimilando el proceso de la mejor manera posible.

3. Luego viene la punción. Esta se programa cuando los folículos tienen un cierto tamaño, que en mi caso era cercano a los 18 mm en algunos. Entonces te mandan una inyección más para desencadenadar la ovulación. Dos días después de esta inyección extraen los ovocitos (con sedación, no te enteras de nada).

4. Fecundación. En mi caso fue con ICSI, que es que inyectan los óvulos con un espermatozoide. Durante entre 2 y 5 días te van avisando cómo está el tema: cuántos han fecundado, cuántos se dividen, cuántos siguen adelante. Lo de 3 ó 5 días depende del caso, si hay que hacer DGPI se llevan a 5 días (blastos) sí o sí.

5. El día 5 en mi caso se hizo la transferencia. Puede ser antes. La transfer en sí varía mucho según la mujer, puede ser un momentito y ser poco molesta o puede ser más larga, doler más, etc... depende del caso y del cuerpo. Lo más molesto es que te piden ir con la vegija llena y se pasa mal, al menos yo que normalmente no paro de hacer pipí. Si quedan embriones viables se congelan para posibles ciclos posteriores.

6. Betaespera. Dependiendo de qué día se haya hecho la transfer, serán entre 11 y 13 días. Unos 15 días después de la fertilización, en todo caso. En la mayoría de los lugares según he visto hacen pipitest y si la marca no es muy fuerte, se suele confirmar con una analítica.

O sea que en mi caso la suma es:

Día 1 a 11 de estimulación y controles
Día 12 y 13 "ovulación"
Día 14 punción y fertilización
Día 15, 16, 17, 18, 19 desarrollo embriones, DGPI
Día 19 transfer
Día 20 a 31 betaespera

TOTAL: 31 días desde el inicio de las inyecciones.

¿Vuestros casos fueron han sido más o menos así?





jueves, 12 de marzo de 2015

6 semanas y primera eco

Hoy he tenido un día de montaña rusa absoluta. Me levanté cruzada, con ganas de llorar, con dolor de garganta. Mal día, vamos. Los nervios me destrozaron la digestión, así que pasé la tarde con el estómago fatal. Un cuadro divertidísimo.

PERO. Resulta que hoy vi a MiniPeca, bueno, la manchita diminuta que es ahora mismo. Fuimos a la clínica de RA, nos atendió el ginecólogo que ha llevado nuestro caso. En dos minutos nos explicó en detalle lo qu estábamos viendo y luego dijo: y si pongo el marcador aquí encima... y magia... magia pura: pum pum pum. MiniPeca mide 2,8 mm pero ya tiene un corazón que late a toda castaña. Lloré como una Madgalena, en cuanto lo escuché, es de las cosas más bonitas que me han pasado en la vida. Mi lentejita tiene corazón, y late.



Y así estamos en casa, entusiasmados, contentos, tranquilos. El día cambió radicalmente. ¡Y nos dieron de alta! Ahora toca buscar ginecólogo/a que lleve el embarazo y a la de ya porque el gine de la clínica nos recomendó eco en dos semanas. Ahora viene el dilema, pagamos mutua así que pariré en hospital privado seguramente, pero no sé si hacer doble control en la SS o qué... y no tengo ni puñetera idea de cómo se hace lo del gine privado, espero que Mr Rood me eche un cable averiguando.

En fin, esto es muy emocionante. Y como puse en el twitter, le pido a La Vida que le regale este momento a TODAS vosotras, a las luchadoras que no paráis ante los obstáculos, que os reponéis con la fuerza de leonas.

Salud.

viernes, 6 de marzo de 2015

5 semanas



Leo que en la semana 5 MiniPeca mide lo que una semilla de sésamo y pesa lo que un suspiro. Me da ternura, me maravilla y me parece alucinante. También que ahora mismo se parece más a un renacuajete que a un ser humano y que hasta tiene cola. Me recuerda no sé por qué a V, la serie aquella de los 80's, porque mi MiniPeca ahora mismo es una cosilla curiosa.

En todo caso yo estoy bien, sigo con un sueño bastante fuerte aunque no duermo tanto como hasta la semana pasada: tengo sueño pero puedo tirar con las 8 horas normales de todo ser humano.

Ah, los pantalones me van... digamos que... justitos. También es normal porque suelo llevarlos entallados y claro, al primer kilo o dos que suba ya se nota. Así que me compré unos leggins con la banda de la cintura más ancha y unos pantalones que tienen goma y un cordel en la cintura. Me siento rarísima teniendo ya que comprar cosas, pero me hace ilu.

Lo que se me está haciendo más difícil es no decir nada... me pica la lengua de ganas de contarle a medio mundo las noticias, pero he decidido alargar el momento. A mis amigos cercanos les diré cuando haya cumplido 8 semanas (principios de abril), a la familia cercana a la semana 9 (pero porque hay reunión de Pascua, si no les diría antes) y al resto del mundo probablemente por ahí de la semana 12.

Tengo dos grandes problemas: me canso con nada (de que me falta aire a veces si subo una pendiente pequeña) y desde hace tres días tengo unas náuseas bastante molestas por la noche. Hacia las 8 pm comienzan y tengo que aguantar despierta un buen rato para poder conciliar el sueño por la incomodidad de la sensación.

Dichosamente la acidez ha ido a menos, pero también he cortado casi totalmente la leche (notaba que me ponía peor), pero aún tengo reflujo a ratos, gases y más saliva que un San Bernardo en verano. ¡Si esto del embarazo es MUUUUUY sexy!

Me quejo por deporte, la verdad que estoy encantada de estar embarazada. EN CAN TA DA.