miércoles, 9 de septiembre de 2015

Semana 32: pinchazos, urgencias y tiro porque me toca

La semana pasada fue movidita.

Tras ir el lunes a que me vacunaran, llegó el martes. Fui a hacerme la Curva Larga de Tolerancia a la Glucosa. Como ya sabía a qué iba no fue terrible, aunque aún tenía algo de tos de la gripe así que tuve algún momento de "peligro que poto". Nada que unas cuantas respiraciones profundas no solucionaran. La enfermera fue un poco brutota y acabé llorando con el último pinchazo. La tía me miraba como si fuera rarísima o tuviera muy poco aguante, y a mí me faltó poco para decirle: tengo a MiniPeque gracias a una FIV, así que puedes asumir que NO tengo problemas con las agujas. No dije nada, porque yo soy muy gallito en mi cerebro pero poco de la boca para afuera. Tan bestia fue la tía que aún hoy, una semana después, tengo restos del moratón que me dejó en el brazo.

Martes por la tarde me llama Mr Rood para decirme que no se encontraba muy bien y que se iba a Urgencias. Resumiendo: se pasó 5 horas para que le atendieran y volver a casa, y al final lo derivaron al especialista que lo verá a principios de la próxima semana. Llegó agotado y ya era tarde. Nos fuimos a dormir. Martes por la noche (tras pasar el día sin moverse mucho) MiniPeque se revolucionó de tal manera que no pude dormir. No era tanto el exceso de movimiento sino que notaba la barriga muy dura por momentos y me dolía en tres o cuatro sitios, alguno de ellos de punzonazo de casi quedarme sin aire.

Decidí esperar a que fuera temprano por la mañana para hablarlo con Mr Rood, no era plan hacerle levantarse dos horas después de haber llegado él de la clínica. Al final decidimos que observaba cómo seguía el asunto durante la mañana y si eso íbamos a Urgencias por la tarde.

Miércoles por la tarde fuimos a Urgencias. Me tuvieron media hora en monitores, media hora que MiniPeque aprovechó para despertar (llevaba toda la tarde quieto) y darle patadas a los aparatos que te ponen en la barriga. Como yo le explico todo, le dije qué era eso y que mejor pateara en otro lado, pero no hice más que acelerarlo más y que diera patadas aún más fuertes. Fue gracioso, en todo caso. Al final descartaron infección de orina y contracciones, me midieron el cuello del útero y la médico consideró que estaba todo bien. La gine asume que fueron contracciones de Braxton Hicks y los dolores... pues que tengo un niño muy salvajote que me hace daño cuando se pone así de activo.

Ah, finalmente encargamos el carrito del bebé. Hemos pillado un CityMini de BabyJogger con capazco y maxicosi y toda la mandanga. La verdad da un poco de vértigo... empieza a ser real el momento de "en dos meses tendrás un niño en casa". También nos han dejado ropa y este fin de semana nos dejan más, así que las compras que hagan falta vendrán en un par de semanas, cuando vea claramente qué tenemos y qué nos hace falta. Creo que mi guía será lo que me piden de la clínica que lleve para el parto junto con una lista que he hecho con ayuda de vari@s amig@s con niños. Aún no nos hemos puesto con la habitación del peque, creo que será a finales de este mes... tampoco me preocupa porque no haremos nada demasiado espectacular: pintar, colgar un par de cuadros, la cuna/cambiador y poco más.

Aparte de eso las 32 semanas me pillan muy cansada, con dolor en la boca del estómago (es un escozor que aún no identifico como acidez/reflujo o algo externo en la piel). Voy un poco estreñida, tengo estrías y no duermo casi... pero nada me quita la sonrisa de la cara. MiniPeque se supone que mide como 40 y pico cm, pesa casi dos kilos. Lo veremos en detalle la próxima semana, que tengo ecografía, monitores y hora con la gine.

Sí, sí, a ratos puede ser "molesto" pero tengo clarísimo que tengo mucha suerte y cada día doy gracias porque MiniPeque esté aquí. Las 32 semanas, además, marcan el haber pasado el peligro de parto muy prematuro, no significa que sea buena idea que nazca ya, pero yo misma nací con 7 meses apenas cumplidos y aquí estoy dando guerra tantos años después. Así que aguanto el hacer pipí cada hora, el que me duela algo, el tener a veces dificultades para respirar y lo que haga falta. Me siento muy pero muy dichosa. Todo lo demás son minucias.










8 comentarios:

  1. Ya no queda nada! Lo tienes casi encima :). Y menos mal que no fueron nada los pinchazos... qué sustos nos dan. A mi amiga la niña le pateaba los pilares del diafragama y dice que dolía bastante pero como dices, pequeñas molestias que permiten llegar hasta el 'premio' final :).

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya casi lo tengo encima, y los nervios van en aumento... :P

      Eliminar
  2. Qué de viajes a urgencias en pocas horas!! Menos mal que se quedó todo en un susto. Yo tuve contracciones de braxton hicks desde el sexto mes o así y mi niño nació en la semana 37, así que no te preocupes y disfruta de estas semanitas de tranquilidad que te quedan, que por muchas molestias que tengas, la verdadera diversión vendrá cuando salga MiniPeque!! jejeje! Y sí, pese a todo, estás teniendo un embarazo bueno y sobre todo, vas a tener una recompensa inmejorable! Un besillo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las contracciones fueron ese día, me parece que ahora o no tengo, o seguramente no las noto. Sí que me cuesta dormir por las noches por el tamaño de la barriga, pero por lo demás no me quejo.

      Eliminar
  3. Pues mira, tú lo has dicho, eres tu mejor ejemplo!! Espero que lo que te queda lo pases mejorcilla, pero vamos, que ya no queda nada! qué emocionante!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha emoción y nervios, es una mezcla de sentimientos :)

      Eliminar
  4. Ayyyyy madre mía cómo pasa el tiempo!!! En nada tenéis a MiniPeque en brazos. Qué ilusión!!! Yo, aunque esta semana cumplo la 20, ya empiezo a notar molestias en plan estar muy meona, pinchacitos leves, dolor de cabeza,...pero, al igual que a ti, me parecen males menores...

    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar