sábado, 1 de agosto de 2015

Semana 26 casi 27: ¡soy una marciana harta!

Soy de Barcelona pero mis padres viven en Papisland. Papisland queda del otro lado del Atlántico, a unas 12 horas de viaje. Vengo a verles una vez al año o, en su defecto, vienen ellos a visitarme. Hermana vive en Papisland por ahora, aunque ha vivido en diversos países, más o menos cerca de mí.  Esta es mi situación de vida desde hace 11 años y la tengo muy asumida, pero... PERO.

Será el embarazo, pero me parece que he perdido el sentido del humor en muchos aspectos. No me hace ninguna gracia que hagan bromas sobre dejarse al niño cuando nazca 6 meses por año. No me hace ninguna gracia que hagan bromas sobre "chantajear" al niño o enseñarle a hacer berrinche para que le deje en Papisland largas temporadas. No me hace ninguna gracia que mi madre me censure cuando le llamo -cariñosamente- "bichillo" al bebé. Oye, que tampoco le estoy llamando nada que sea tremendo. No me hace gracia que bromeen sobre mi maternidad, sobre cómo seré o cómo será el niño. No. Lo siento pero la broma una vez pasa, la segunda vez incomoda y la vez número 80 ya empieza a darme por saco.

Y luego está lo que llamo "la maravillosa y asombrosa desaparición de la madre". Estoy encantada de que se preocupen por el bebé y que les haga tanta ilusión, pero da rabia que de repente a nadie le interesa cómo estás, qué necesitas o qué sientes. Lo importante no eres tú. No pasa nada, pero la cosa se vuelve ridícula cuando mi madre dice cosas como: "estoy preparando carne estofada para MiniPeque", yo le digo que será para la mamá, y ella responde, como si fuera lo más normal: "No, es para MiniPeque". Mi madre le llama "mi bebé" y le encanta decir cosas del palo "no te estreses que lastimas a MI bebé". Mi padre no se mete con cuando entramos o salimos sus hijas desde hace como 20 años, pero de repente me ve que voy a salir y siempre tiene coletillas del palo: "Cuida a Minipeque", "No me agotes a mi nieto", etc etc. De nuevo, una vez pasa, dos molesta, a partir de la tercera me dan ganas de mandarles a todos al carallo.

A esto le sumamos que me siento marciana. Pero de verdad absolutamente fuera de lugar. Durante estos años me ha pasado alguna vez de sentirme incómoda, pero nunca de manera tan violenta e inmediata. Cada día me despierto con ganas de estar en MI casa. Acá las reglas no son las mías, mis padres y hermana han creado -como es natural- un conjunto del que soy un satélite. Ellos se han hecho al estilo de Papisland y de repente les parece raro mi carácter, les parece que discuto por todo, que soy demasiado confrontativa, que no sé aceptar bromas. He visto tantas caras de desaprobación de lo que digo que se me hace duro abrir la boca. No puedo opinar sin sentirme censurada. He descubierto -mi madre y su candidez, me envió a mirarle una cosa en el chat con mi hermana- que Hermana le suelta perlas sobre mí a mi madre. Todos lo hacemos, todos hablamos del otro hermano, pero es duro verlo en directo. Como si no fuera suficiente, Hermana se dedica a decirme cosas "lindas" como que tengo un carácter de mierda, que siempre estoy a la defensiva, que soy pasivo agresiva. Es lo que recibo cuando vengo, pero esta vez como que yo debo estar más sensible o más reactiva, porque parece que es lo único que tiene para decirme. Es duro no pertenecer de repente al grupo nuclear familiar, es duro sentir que cada vez tenemos menos en común.

Supongo que no ayuda que me he pasado 10 días sola cuando desde principios del embarazo no me he despegado de Mr Rood más que unas cuantas horas. Dichosamente viene esta noche, porque aquí la Menda se va a volver loca...

Mientras tanto MiniPeque crece, eso me hace feliz, y bailotea en mi barriga, eso también me hace feliz. Alguna noche incluso no me deja dormir, pero estoy tan agradecida de tenerle que me da igual si duermo o no.

Soy una marciana harta. Hartísima, y me queda aún UN MES. Mr Rood ven pronto, MiniPeque sigue bailoteando, que ahora mismo es lo único que me pone una sonrisa en la cara.

ps. es la última vez que vengo tantos días, a partir de ahora vendré dos semanas cada vez y punto pelota, creo que es lo más sano.



11 comentarios:

  1. Jolin tesoro que difícil lo que comentas. Pero no dejes que estropen tus momentos, seguro no hay mala intención para contigo pero comprendo lo hiriente que puede llegar a ser. No eres una borrega más del rebaño, eres una maravillosa persona viviendo un momento único. Igual es el momento de no esperar nada de nadie, de pedir y decir bien alto lo que necesitas y así te respeten.
    Mucho ánimo cielo y disfruta de tu bichejo!!!
    Muaaaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo complicado es que aún pidiendo lo que necesito recibo cualquier cosa, el conflicto central es con hermana, es la que me pone de los nervios

      Eliminar
  2. La familia siempre es difícil. Yo, a día de hoy, solo me hablo con mi madre. Ni mi familia materna ni lo que queda de la paterna saben que estoy embarazada (y como no preguntan por mi, mi madre tampoco se lo ha dicho). Con mi madre la relación no es mala pero ahora está chincha que te chincha con el trabajo de marras, que también es una situación que me enerva.

    Yo creo que lo que nos molesta es que se metan en nuestras vidas y nuestras decisiones. A mi de momento no me molesta que me pregunten por el nieto si bien es verdad que si que se interesan por como me encuentro (mi madre, su novio y mis suegros, ya te digo que el resto de la familia no sabe nada) así que se me hace llevadero. Eso si, el otro día mi suegra nos abre la puerta de casa, le planta dos besos a su hijo, me agarra la barriga (inexistente por el momento) y me planta dos besos en ella... Fue raro y tierno a la vez, pero luego me quedé sin besos para mi (que yo soy muy borde y antibesuconas, pero.... snif... ¿y mi beso?).

    Pues eso, que te queda pasarlo. No hay otra. O si: cogerte un vuelo antes de tiempo :/.

    Un abrazo fuerte :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso como cambia la perspectiva el tema bebé, me asusta pensar que esto es embarazada, a ver cómo lo manejo cuando ya haya nacido

      Eliminar
  3. Anna supongo que debe ser difícil de llevar una relación familiar así. Aguanta que llegue pronto Mr. Rood. Y cuídate mucho que el peque es importante, pero también la mama. Faltaría. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con Mr Rood ha sido mucho más sencillo, pero ayer se fue con mi padre media hora y fue suficiente para una discusión bastante fuerte con mi hermana, no sé, no sé...

      Eliminar
  4. Qué pena que te sientas asi! pero haces bien en quedarte con lo bueno que es tu bebé. En mi caso, si estoy 15 dias con mi familia se me hace muy corto... no puedo verles a menudo y estoy deseando poder vivir mas cerca de ellos porque para mi lo son todo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi madre y mi padre, de normal, son una parte fundamental de mi vida. El problema más serio es la relación con mi hermana y que creo que yo estoy especialmente susceptible. Una pena.

      Eliminar
  5. Yo también me siento marciana con la gente en general muchas veces. Pero quédate con Mr Rood y Minipeque lo demás no importa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que intento, concentrarme en lo hermoso que tengo en mi vida en este momento. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Céntrate en lo bueno y sé feliz, que es lo que te hace falta. Si ves que en estos momentos no puedes debatir algo sin enfadarte, evita la discusión, no te hace ningún bien. A lo mejor cuando se pasen todas las hormonas, las cosas vuelven un poco a su cauce. Y si no lo hacen, pues bueno, tú ya tienes una preciosa familia con Mr. Rood y MiniPeque que te hacen sonreír a diario!

    ResponderEliminar